viernes, 8 de febrero de 2013

LA IRA DEL PUEBLO II

Corral de bustos, provincia de Córdoba


La muerte de Ariana derivó en una violenta pueblada


La violación y homicidio de una niña de 3 años fue el detonante de los reclamos.
La marcha por justicia trminó en una violenta pueblada y una larga lista de pedidos.

CORRAL DE BUSTOS - La muerte de Ariana, la niña que fue abusada en la madrugada del domingo en Corral de Bustos y luego perdió la vida en el hospital regional, fue un detonante en la pequeña localidad del departamento Marcos Juárez, para que miles de personas ocasionaran importantes destrozos en el edificio de Tribunales e incendiaran el automóvil particular del juez Jorge Omar Farías.
Con el objetivo de traer la calma, se reunieron en el edificio municipal las autoridades comunales, el titular del Tribunal Superior de Justicia de la Provincia, Luis Rubio, y el jefe de las departamentales sur, comisario mayor Luis Meyer, junto con 15 vecinos para dialogar sobre la situación.

Un día de tensión

A las 10 de la mañana los centenares de corralenses que acompañaban el funeral de Ariana, la niña de 3 años que perdió la vida luego de ser abusada sexualmente, decidieron comenzar a pedir justicia frente al edificio de Tribunales de la localidad.
En un comienzo eran unos pocos que insultaban al juez y al fiscal Raúl Moll. Pero en pocos minutos comenzaron a llegar vecinos al lugar, de todos los sectores, y se inició una verdadera “pueblada” que convocó a más de 2 mil personas.
Las piedras comenzaron a volar contra las ventanas del edificio rompiéndose los vidrios y la puerta de ingreso. Pasando los minutos la situación se complicó, y derivó en el ataque al automóvil del magistrado que estaba estacionado frente a la Plaza 25 de Mayo, a pocos metros de ahí.





Debido a los incidentes, el juez de Control, el fiscal y los funcionarios de Tribunales de Corral de Bustos tuvieron que dejar la ciudad y trasladarse hacia Marcos Juárez.



Ya habían pasado varios minutos y arribó al lugar un grupo de efectivos policiales que intentaron controlar la situación, pero se hizo imposible por la diferencia numérica. Algo que dejó sus consecuencias, ya que la llegada de más agentes desde la cabecera departamental demoró.
Además de Tribunales, sufrieron roturas algunos negocios y los cables de energía eléctrica, lo que ocasionó la falta de servicio por algunas horas en Corral de Bustos.
“Un total de cinco policías debieron ser asistidos en el lugar y continuar apostados debido a la cantidad de agentes con la que contamos, y al mismo tiempo hubo que sacar ilesos a los empleados judiciales”, expresó el titular de la departamental Marcos Juárez, José Luis Ortega. El propio uniformado se manifestó preocupado por lo ocurrido en la localidad y por los agentes que sufrieron lesiones en el enfrentamiento con los vecinos.
Al mismo tiempo dijo ante los medios de comunicación: “Si es necesario que deje el cargo está a disposición de mis autoridades, pero entiendo que el problema de los vecinos es con la Justicia no con la Policía, sino lo habrían expresado en el petitorio”.
La comisaría de Corral de Bustos cuenta con 15 integrantes, quienes en los primeros minutos debieron hacer frente a la situación. Cuando arribaron desde Marcos Juárez los refuerzos, el grupo llegó a 80.


La violenta reacción de los manifestantes convirtió la sede de los Tribunales locales en un sitio desolador.



 Por otra parte, Ortega informó que por seguridad y protección las tres personas detenidas en el caso Ariana fueron trasladadas a la dependencia de Marcos Juárez. Se trata de Malvina Sabache, de 24 años, (madre de la víctima) y su pareja, César Mercado, de 25; junto a su hermano Néstor, de 21. Estas personas debieron ser llevadas a otra ciudad, ya que había rumores de un posible ataque de parte de los manifestantes. La mujer está acusada de homicidio calificado, mientras que los hombres homicidio simple y abuso sexual agravado ultrajante.
“Esto es consecuencia de la impunidad que vivimos, estamos cansados de tanta inseguridad”, expresó Néstor, un vecino que participaba en la manifestación. Otro coincidía y arengaba a los demás para que continuarán con el ataque. Al ser consultados, la mayoría hizo hincapié en las falencias que tiene la Justicia local, apuntando directamente a Farías y Moll. “Lo de Ariana es una aberración, pero se acumulan muchas cosas que lograron este estado de ánimo de la gente”, apuntó Valeria.
Algunos ingresaron al interior del edificio arrojando las computadoras por las ventanas y quemando todo lo que se interponía en el edificio. Desde expedientes hasta parte del mobiliario quedaron hechos cenizas, informó una fuente judicial.
“La bronca con el juez es a raíz de la actuación de la Justicia, este juez rindió mal la última vez que lo hizo y no debería estar; a lo que hay que sumar que el fiscal de Instrucción trabaja más en Córdoba que aquí”, señaló la misma fuente.


http://www.lmcordoba.com.ar/ed_ant/2006/06-12-05/5_judipoli_01.htm


Publicar un comentario