viernes, 23 de enero de 2009

DOS COMBATES, UN MISMO ENEMIGO

Comenzaba el trágico año de 1974 y la violencia revolucionaria se aprestaba a perpetrar el criminal ataque al RC Tir Bl 10 “Húsares de Pueyrredón” (Regimiento de Caballería de Tiradores Blindados 10), ubicado en la localidad bonaerense de Azul. El Grupo de Artillería Blindado 1 compartía el terreno con el Regimiento de Caballería.

Pasaron ya treinta y cinco años de aquel sábado 19 de enero y aunque hoy se lo intente negar, en la Argentina hubo una Guerra -guerra revolucionaria total- y los argentinos de bien manifestaron su rechazo a la canalla marxista-leninista. Por eso nuestro homenaje, sencillo pero profundo a la vez, hacia aquellos soldados que libraron el buen combate, limpiamente, cayendo en combate o quedando heridos o mutilados, debe ser el de no olvidarlos.

Vestidos con uniformes militares los subversivos llegaron a las inmediaciones de la Guarnición Militar Azul en horas de la tarde y a las 22:30 hs comenzó la operación. Dividido en dos columnas el centenar de terroristas del PRT-ERP se puso en marcha. La primera de éstas por la cancha de polo para poder asaltar el puesto de guardia y la otra por las vías del tren que pasan por la parte de atrás del Regimiento. Ésta última columna sorprende al centinela, Soldado Daniel Osvaldo González y lo degüella. Pero en un último esfuerzo el Conscripto realiza un tiro para advertir así la presencia de los delincuentes. Vueltos a dividirse los terroristas erpianos, unos se dirigen al casino de oficiales para poder tomar la Plaza de Armas y el otro grupo comienza su ataque en la zona de las viviendas. Escuchados los primeros disparos sale a defender la Unidad, su Jefe, el Cnl Camilo Arturo Gay, quien cayó abatido por una cerrada descarga. Su señora esposa, Hilda Casaux de Gay, sus hijos adolescentes y un amigo de ellos fueron tomados de rehenes. Como la esposa del Cnl Gay no sirvió para emprender la fuga fue vilmente asesinada. El Tcnl Jorge Roberto Ibarzabal, Jefe del Grupo de Artillería, después de enfrentarse valientemente con los atacantes fue tomado prisionero. Cargado en uno de los camiones en el que huyeron los terroristas, soportó un martirio de 10 meses. Fue finalmente asesinado el 19 de noviembre de ese año mientras era transportado en un armario de oficina a bordo de una camioneta (“cárcel del pueblo móvil”).

Quien comandó el ataque a la Guarnición Militar de Azul fue uno de los sobrevivientes de la cúpula del ERP, Enrique Haroldo Gorriarán Merlo. 15 años más tarde haría lo mismo en el RI Mec 3 “Grl Belgrano”, con asiento en la localidad de La Tablada donde ofrendaron su vida el My Horacio Fernández Cutiellos, el Tte Ricardo Alberto Rolón, el Sarg Ay Ricardo Raúl Esquivel, el Sarg Ramón Orué, el Cabo 1º José Gustavo Albornoz, los Soldados Leonardo Martín Díaz, Domingo Julio Grillo, Roberto Tadeo Taddía, el Comisario Inspector Emilio García García y el Sargento José Manuel Soria.

La sangre generosamente derramada por éstos y por tantos miles de compatriotas, tengámoslo por seguro, no habrá sido en vano. Se convertirá en “el plasma vital” para esta tierra argentina.

Daniel Omar González Céspedes
Publicar un comentario