sábado, 14 de febrero de 2009

GUERRA QUIMICA DE EXTERMINIO


El experto egipcio en guerras químicas, Mohamad Zarka, habla sobre la posesión del país hebreo de una enorme reserva de bombas fosfóricas… Israel utilizó las bombas metálicas “DIME” y transformó a Gaza en un campo de experimentación de las armas prohibidas.La guerra química se remonta a tiempos lejanos, cuando los contrincantes envenenaban las aguas de los pozos, para prohibir al enemigo a beber agua. En otra etapa se utilizó el azufre y el alquitrán, en forma de una gran bola de fuego incendiada con la que se bombardeaba al enemigo.
En la época moderna, los alemanes utilizaron las armas químicas de manera constante en contra de los rusos, donde llenaban cilindros con gas de cloro que se abría ante la infantería. Posteriormente cuando las fuerzas rusas atacaban, se abrían los cilindros asfixiantes de cloro. Esto sucedió el 22 de abril de 1915 en Bélgica. Se estimó que en aquel entonces, se utilizaron 180 toneladas métricas de cloro lo que causó heridas a alrededor de 15 mil soldados, de los cuales 5 mil murieron. En 1917 los alemanes utilizaron “Gas de Mostaza”, que causa graves heridas en la piel.
La Primera Guerra Mundial se transformó en un campo de experimento de esos químicos venenosos. No se proveyó de los medios de resguardo contra ellos o de descubrirlos o de analizar sus consecuencias. Posteriormente los científicos iniciaron investigaciones para hallar medios de protección de esas armas químicas. Así se fabricaron las máscaras aislantes de protección, para respirar vía cilindros de oxígeno puro, aislado del aire exterior. El pueblo de Gaza no poseía ni una sola máscara que lo protegiera de las mortales armas químicas, cuyas huellas permanecerán por un largo tiempo.
Se sabe que en 1997 se firmó un tratado para prohibir las armas químicas así como también su desarrollo, utilización, almacenamiento y circulación. Antes que esto, el Tratado de Génova y sus protocolos, especificó las armas prohibidas y entre ellas las sustancias incendiarias, y prohibió la utilización de las armas biológicas. La Declaración de La Haya hizo lo propio con la utilización de venenos en las guerras.
Un campo de experimentos de las armas prohibidas
Israel utilizó en su última invasión a Gaza armas prohibidas mundialmente, entre ellas las bombas fosfóricas y el uranio empobrecido. En un encuentro con el diario libanes “Al Hayat”, el experto egipcio en las guerras químicas y basura peligrosa y miembro de la Corte Permanente de Arbitraje de la Ciencia en Asuntos del Medio Ambiente de la Corte Internacional de Justicia, el Dr. Mohamad Zarka, habló sobre esas armas expresando su convicción que lo que pasó en Gaza, representa un exterminio en masa. Expresó: “Israel convirtió la franja en un campo de experimentos de armas prohibidas que todavía se desconocen sus dimensiones completas… ellos anunciaron que querían apuntar a Hamas, pero la razón verdadera que no se declaró, es que querían experimentar en humanos la utilización de armas químicas y armas prohibidas. Ahora ellos están midiendo los resultados de sus acciones, y observando las consecuencias del bombardeo con esas armas…estamos ante una tragedia en cuanto a salud y medio ambiente en todo el sentido de la palabra”.
El experto además habló sobre la utilización- por parte de Israel- de las bombas fosfóricas, a pesar de que están prohibidas mundialmente, y expresó: “Estas bombas están formadas de fósforo blanco, que en 1789 el científico francés, Chevalier, descubrió que poseen efectos incendiarios. Las bombas fosfóricas se utilizaron en las guerras como cortinas de humo para distraer. Una de las características químicas del fósforo es que se enciende apenas es expuesto al aire y de él se emana un humo blanco que proviene del quinto dióxido de carbono. Cuando este dióxido es expuesto a la humedad o al agua, se transforma en una sustancia cáustica.
En general las bombas fosfóricas son muy grandes, y cada una de ellas contiene bombas más pequeñas que estallan cuando llegan a una altura determinada. Ellas poseen una tremenda fuerza de penetración del cuerpo humano hasta llegar al hueso, al que queman, y además queman los órganos interiores. Hemos visto imágenes que demuestran la monstruosidad de la herida de la bomba fosfórica. Los médicos que han ido a Gaza declararon que el 90 % de los heridos de la invasión israelí a Gaza son víctimas de las bombas fosfóricas. Está claro que Israel posee una enorme reserva de bombas fosfóricas de la cual vació una pequeña porción en Gaza”.
También el Dr. Zarka habló sobre el tema del uranio empobrecido, y aclaró que EEUU lo ha utilizado en Irak. Hace mucho que se está desarrollando esta arma en Israel, que es destructiva para la salud y causa Cáncer; asimismo sus consecuencias se expanden y afectan la tierra y el medio ambiente.
La Bomba "DIME"
El experto egipcio habló sobre un arma química peligrosa que Israel utilizó en su invasión a Gaza denominada “DIME”. Está compuesta de bombas que contienen una gruesa mezcla de metales pesados como el plomo, tungsteno y níquel, así como el hierro y el cobalto. Esta arma estalla fuertemente, tiene la capacidad de penetrar muy profundamente, y fue utilizada por Israel para atacar objetivos específicos.
Los efectos de esas bombas son muy peligrosos para la salud y el medio ambiente, ya que destruyen la vitalidad y causan cáncer a largo plazo, además provocan efectos muy peligros al medio ambiente… En la reconstrucción de Gaza se debe tener en cuenta la salud de la población en lo relacionado a las consecuencias de la utilización de esta arma, así como su profundo impacto sobre mujeres embarazadas y niños, además de los efectos psicológicos y los propios del sistema nervioso. Hasta aquéllos que no mató, Israel quiere que sigan viviendo mutilados y enfermos psicológica y nerviosamente”.
Zarka agregó: “creo que Israel utilizó otras armas que no declaró y que no se descubrieron hasta ahora… Israel está trabajando con mucha insistencia en el campo de la guerra biológica para producir virus y bacterias muy desarrolladas genéticamente, y posee instituciones actualizadas en este campo. El área científica en Israel, está realizando estudios muy evolucionados para analizar los genes de la raza árabe con el fin de aislar sus cualidades, lo que le posibilitará luego, desarrollar “armas racistas” que apuntan a un grupo determinado de seres humanos con características genéticas particulares.”
El año pasado, EEUU anunció que desarrolló un arma llamada “el arma de la fatiga”. Se trata de un nuevo tipo de arma química que utiliza gases determinados y afecta las capacidades mentales de las personas haciéndoles perder el deseo de vivir y causando depresión y desesperación. Se dice que esta arma se utilizó en Afganistán”. El estudio de la experiencia química de la franja de Gaza Zarka habló sobre la responsabilidad de la ONU y la Liga Árabe, y expresó: “El Secretario General de la ONU, Ban Ki Moon, anunció que enviará un equipo para estudiar lo que sucedió en Gaza. Asimismo hay médicos de Noruega que irán a recolectar muestras de la tierra de Gaza y a estudiar los casos de los afectados”. Zarka considera que “éste es el momento para que los expertos y científicos árabes trabajen seriamente en colaboración con nuestros científicos que inmigraron al exterior y con los honestos científicos del mundo. Cooperemos para evidenciar- con imágenes y análisis de laboratorios de todo el mundo- los crímenes que cometió Israel”.
Zarka convocó a la Liga Árabe y a su Secretario General Aamru Musa, a que formen un equipo de trabajo científico árabe en forma inmediata, para cumplir dos objetivos: El primero es estudiar lo que ocurrió en Gaza y las formas de poder limitar sus consecuencias en la población y el medio ambiente allí, y proveer un plan de salud para el tratamiento de la población de la franja. El segundo es utilizar el Derecho Internacional para llevar a juicio a los israelíes responsables de los crímenes de guerra en el marco de proveer evidencias y certidumbres científicas en contra de ellos.

Fuente: Prensa de la Embajada del Libano
Publicar un comentario