lunes, 25 de junio de 2012

DERROTA ABORTISTA



Austin Ruse
(AA) Las feministas pro-aborto ya están chillando por la paliza que han recibido en la Conferencia de Río sobre Desarrollo Sustentable.
Aunque la conferencia oficial se inicia hoy [por el 20 de junio], no es más que un circo añadido a los largos meses de negociaciones intergubernamentales para producir lo que resultó ser un documento final de 80 páginas y 283 puntos. Las negociaciones sobre este monstruo terminaron ayer [por el 19 de junio], y han sido un borrón y cuenta nueva para los defensores de la vida.
Por más de un año, los defensores del aborto del Fondo de Población de las Naciones Unidas, de la Federación Internacional de Paternidad Planificada y de varios gobiernos europeos promotores del aborto, han tratado de cargar el documento con el término "derechos reproductivos" y "dinámica de la población", que son palabras clave para lo que muchos consideran una política pública inaceptable.
Las feministas radicales están diciendo que esto fue el resultado de la  alianza no-santa entre el Vaticano, Siria y Egipto. Pero esa no es la historia completa. Los países que se unieron incluyen la izquierdista Nicaragua, Chile, Honduras, República Dominicana, Costa Rica y Rusia.
Nicaragua fue quizás la más elocuente en la oposición a este preocupante lenguaje. Su delegado dijo a la asamblea que los gobiernos deben dejar de pelear contra el fantasma de los “derechos reproductivos”, de los que cada país sabe que son un código en las Naciones Unidas para el aborto. El delegado señaló que eran Noruega e Islandia las que estaban minando el amplio consenso para eliminar ese término.
Zonibel Woods [de la fundación Mujeres y Cambio Climático] utilizó el sitio web RH Reality Check fundado por Ted Turner para protestar que "Desde el inicio de las negociaciones, la igualdad de género y los derechos humanos de las mujeres, incluidos los derechos reproductivos, han sido continuamente cuestionados por algunos gobiernos”, que afirmaron que [estos derechos] no tenían "nada que ver con el desarrollo sostenible". Sostuvo que los gobiernos habían negociado los derechos de las mujeres por lo que el Vaticano quería.
Esta victoria es poco común en esta cuestión en la ONU. Woody Allen decía que las relaciones son como los tiburones: tienen que seguir adelante o mueren. Lo mismo podría decirse para el lenguaje de la ONU. Este nuevo documento representa un importante revés para el régimen del aborto en la ONU.
Algunos pueden preguntarse qué tienen que ver  los derechos reproductivos con el desarrollo. Según Zonibel Woods, "Si una mujer no puede decidir si va a tener hijos y cuándo... es difícil contribuir a encontrar soluciones sostenibles para el planeta ".
Así las cosas, estas derrotas de los radicales han sido un buen día para el resto de nosotros.
Austin Ruse es presidente de C-FAM (Catholic Family & Human Rights Institute). Artículo publicado originalmente en National Review Online. Traducción de ArgentinosAlerta.org.

Publicar un comentario