lunes, 15 de agosto de 2011

Billetera mata moral


Por: Jose Olano

Las elecciones de este domingo hacen evidente la victoria kirsnerista para las presidenciales de octubre, difícilmente ocurra algo que deteriore la imagen del gobierno lo suficiente como para que pierda.
De hecho no han bastado los hechos escandalosos de de corrupción en el riñón mismo del kirchnerismo para que una ciudadanía inclinada solo a valorar lo que es pan para hoy y hambre para mañana en lo económico, le haya retaceado el apoyo. No vamos a ocuparnos de hacer una valoración ética de la opción política de la ciudadanía por que al parecer y parafraseando a un personaje más que bizarro de la TV, billetera mata moral.
La combinación que se retroalimenta y se potencia mutuamente de economicismo capitalista y nihilismo moral progresista va forrando al imaginario colectivo con un grueso blindaje a prueba de razonamientos que vayan mas allá de los bolsillos o de las cuestiones que solo se referencian con una ilusoria y hedonista búsqueda de la felicidad que se puede ubicar en alguna zona erógena o en las neuronas destruidas que solicitan mas y mas substancias prohibidas por la ley. Mucho polvo blanco, mucha pelotudez y muy poca sustancia gris.

Pero es evidente que la bonanza económica no durará otro año, probablemente nos veamos a finales del 2012 en una profunda crisis o al menos en el comienzo de una.
La balanza comercial se deteriora día a día, la inflación hace cada vez menos competitivo al país, una alta demanda sin inversión solo puede llevar a un aumento de las importaciones.
Nuestro país ha incrementado sistemáticamente su deuda externa y sin el ingresos de divisas por una balanza comercial positiva o por nuevos créditos internacionales, el gobierno se verá en un grave aprieto, con el agregado que los continuos aumentos de salarios llevan a un aumento del gasto insostenible que más tarde o más temprano forzará a reducir el gasto público o a un aumento mucho mayor de la inflación que tornará inviables a muchas empresas.
Cualquiera de los dos caminos lleva a una caída de la demanda y al inicio de un ciclo recesivo. Lo más probable es que lo primero en caer sean los planes sociales que se vuelven cada día más insostenibles. Esa caída o supuesta tal llevará a una situación explosiva de mas esta decir
La Argentina no puede seguir creciendo por la caótica situación de sus recursos humanos. Las empresas tienen muchos puestos vacantes y hay mucha gente ociosa, pero no hay nada que convierta a esta población ociosa en población apta para los puestos de trabajo vacantes al menos no lo suficientemente rápido para aspirar al crecimiento deseado. De todas maneras no viene mas aquí aclarar que crecimiento no necesariamente se traduce en una mejora de la situación del pueblo
Por otro lado las empresas que más crecen son multinacionales que reportan dividendos al exterior, por lo que a la par de nuestro crecimiento crece nuestro yugo con los poderes mundiales y la succión de nuestros recursos económicos por los centros de poder.
Este país como todo país fuertemente endeudado, cuyas fuerzas productivas no están coordinadas con instituciones públicas diligentemente dirigidas, no puede evitar las crisis regulares que una vez por década sufrimos
Publicar un comentario