viernes, 12 de octubre de 2012

EL SIONISMO JUEGA A LOS ESPIAS


Espionaje a políticos y periodistas: "el Mossad sigue a personas y escucha teléfonos para Alperovich, que les paga con fondos reservados"

30 de Setiembre de 2012 20:07:05 | Desde el Tribunal de Cuentas y el área contable de Casa de Gobierno se brindó el dato. La empresa SIA.



El espionaje a los opositores y periodistas fue una política instaurada por José Alperovich apenas asumió el poder, hace 9 años.

Estos antisemitas no dejan afanar en paz!!!!



El 14 de noviembre de 2003 firmó el Decreto 344/1, expediente Nº 2214/110-D- 2003. mediante el cual se contrataron los servicios de una organización privada de inteligencia. Según reza el decreto para “servicios de seguridad e inteligencia en el despacho del titular del Poder Ejecutivo y en dependencias de la Gobernación, como así también en la sede de la Representación Oficial de la Provincia en la Capital Federal”.



Se trata de la firma SIA, Security and Intelligence Addvising, con domicilio en avenida General Indalecio Chenaut 1793, ciudad de Buenos Aires, una organización paramilitar internacional conformada por agentes del Mossad, el servicio secreto del Estado de Israel, según la propia organización declama en su página web www.siacorp.com. La SIA tiene filial en Buenos Aires y en varios otros países del mundo entre los que se cuentan Chile, Uruguay, Brasil, México y Colombia.


La SIA se describe a si misma como una organización dedicada a “asistir a nuestros clientes para que desarrollen exitosamente sus negocios en ámbitos complejos, y, así, permitirles controlar y erradicar todos los riesgos a través de la preparación de un portfolio en seguridad, inteligencia y protección que sea flexible y a su medida".

Los agentes entrenados por el Mossad, como otros servicios de inteligencia, camuflan sus actividades en todo el mundo por medio de mercenarios, empresas fantasmas y sustitución de identidades.

Según afirmó en el libro “El Zar” Jaime Salamon, presidente de la Kehilá (comunidad judía) en Tucumán, al asumir la gobernación Alperovich se preocupó mucho por su seguridad. “Como habían estado Miranda y Bussi en el mismo despacho, lo primero que hizo Alperovich fue limpiar todo. No confiaba ni en su sombra. Por eso recurrió a una empresa privada que se llamaba el Mossad. En la empresa trabajan ex oficiales y se encargó de supervisar que no hubieran micrófonos en la Casa de Gobierno por temor a las escuchas”, expresó Salamon, que además es dirigente de la DAIA.

Según los periodistas José Sbrocco y Nicolás Balinotti, autores de “El Zar”, en verdad a la empresa “que habría recurrido el gobierno tucumano sería Security and Intelligence Advising (SIA), que estaba situada en la Capital Federal. Se trataba de una empresa especializada en consultoría en seguridad, inteligencia y protección”.

“La SIA vino primero a inspeccionar el despacho del gobernador para verificar que no hubieran micrófonos ocultos. Luego, capacitó a mi gente, en lo que fue una capacitación común y corriente”, contó Carlos Suárez Vila, ex jefe de la custodia de Alperovich entre 2000 y 2007.

Por otra parte, según se relata en el mismo libro, “auditores del Tribunal de Cuentas y empleados del área contable de la Casa de Gobierno reconocieron que el Mossad continúa trabajando para Alperovich”.

“Escuchan los teléfonos, te siguen por la calle. A veces tenemos que hablar desde otros teléfonos o reunirnos a escondidas”, dijo un contador que sigue de cerca los números de la provincia.
 

Publicar un comentario