martes, 25 de agosto de 2009

Profanar


Hace casi seis años el camarada Guillermo Rojas publicaba el libro “30.000 desaparecidos realidad. mito y dogma”, que como ya saben aquellos que lo han leído trata de las consecuencias de la Guerra Revolucionaria que el marxismo desatara en Argentina ni bien apareciera Cuba como faro orientador de las izquierdas en Latinoamérica.

Lo interesante que tiene esa obra no es ya haber encontrado una justificación a los militares que terminaron por la fuerza de las armas de forma legal o ilegal, con los planes de castrismo, como pretendieron algunas opiniones de la derecha y del liberalismo. A diferencia de otras obras del mismo genero, no pretendía el blanqueo de nadie ni del Proceso ni de la Subversión, ambos perversos por diferente motivo.

El objeto del mismo fue demostrar en qué se había convertido la tragedia que esa guerra cruel había alumbrado. Cómo se utilizaba la historia, luego de ser prolijamente tergiversada, para obtener réditos políticos y dinero en el presente. Cómo desde el poder, encarnado justamente por los mismos izquierdistas que habían protagonizado aquella guerra, se mentía sobre la misma, se la negaba o banalizaba de forma escandalosa.

Desde la publicación del libro, todos y cada uno de los argumentos que lo cimientan se han confirmado matemáticamente. Por boca del enemigo y por sus acciones, por medio de quienes explotan esa mitología y de quienes han sacado rédito económico de la misma, han sido ratificados directa o indirectamente. Ese debe ser el máximo merito de dicha obra.

Primeramente afirma que la cifra que se ha popularizado es históricamente falsa, lo que luego de casi 30 años de ser repetida hasta el cansancio y dada como dogma de fe de la democracia argentina, fue desmentida terminantemente por una de las beneficiarias políticas de esa mitología. Graciela Fernández Meijide diría: “Cuando alguien tiene que dar un informe de algo, tiene que dar datos duros. Todo lo que digo lo apoyo sobre documentación, no sobre "el me parece".”Hay 7.954 desaparecidos” (Diario Perfil del 8-8- 2009)
En segundo lugar el libro afirma que en base a este mito se edifica el sistema político y económico actual basado en la destrucción del principio de autoridad, de la familia y la demografía, de la justicia, la defensa y la seguridad común, cuando no de la economía. Proveyéndose a una educación tergiversada, directamente falsa o anarquizante. Al tiempo que se succionan nuestras riquezas mediante la Deuda Externa. Cualquier restauración de la autoridad del Estado en estos rubros es peligro de que se repitan los 30.000 desaparecidos. Ese es el argumento que la dogmática progresista argentina ha instalado en el imaginario colectivo. No hace falta mirar mucho a nuestro alrededor para darnos cuenta.

Como tercer elemento está la comparación con la mistificación de la matanza étnica de judíos operada por los nazis y llamada por la ortodoxia cultural del Sistema Holocausto. Rojas afirma que éste es el modelo en que se ha construido el de los 30.000. Lo confirmaría nuestra corrupta Dama de la Desesperanza Cristina Kirchner, cuando afirmara que La Argentina es el segundo laboratorio del Holocausto (Proyecto Desaparecidos 6-2-2007) o su etílico Secretario de Derechos Humanos cuando dice ante la negación de Meijide: "De igual modo escuchamos cada tanto voces negacionistas del Holocausto" (Diario Perfil del 8-8- 2009).

El cuarto acierto fue anticipar que se promulgaría una legislación tendiente a impedir que se dijera la verdad con referencia a esta patraña, igual a la existente en Europa en relación al Holocausto mencionado. A principio de año nos anoticiamos de esto: “El INADI elaboró un borrador, que podría convertirse en el artículo 3 bis de la Ley 23.592, que prevé la aplicación de prisión de un mes a dos años a quien difundiera por cualquier medio de ideas o doctrinas la negación o justificación del Holocausto judío, la tragedia Armenia o el terrorismo de Estado en la Argentina.” (Diario de Cuyo del 25-2-2009)

El quinto acierto nos llega hace dos días, en relación a las desafortunadas y ridículas frases de la Presidente para justificar el negociado urdido con la detestable mafia del fútbol (Maradona incluido). Esta grotesca estrella del firmamento progresista diría: “ no es posible que solamente el que pueda pagar pueda mirar un partido de fútbol, que además le secuestren los goles hasta el domingo aunque pague igual...como antes secuestraron y desaparecieron a 30.000 argentinos” (Cadena Nacional 20-8-2009). Rojas afirmaba que el tema de los desaparecidos era para el Sistema, algo seudo religioso, algo sacro. Algo así como un tabú y la presidenta había manoseado en demasía lo sacro, flanqueada por los gangsters del “fobal”. Será Norma Morandini legisladora y periodista, hermana de dos terroristas desaparecidos y zurda ella de toda zurdez la que confirmara lo que dice el libro 30.000…contestando a Cristina: “Señora Presidenta: no profane lo que es del orden de lo sagrado” (Clarín 23-8-2009).

Mentira la cifra, factor de disolución de la cultura argentina, replica barata y elemento de comparaciones falsas y facilistas, elemento para iniciar una política de represión y control del pensamiento, elemento sacro del Sistema de Dominación. El mito de los 30.000 desaparecidos se va deshaciendo ante los ojos de sus inventores y beneficiarios. Esperemos que esa disolución alcance al Sistema político, económico y cultural que le es tributario. Esperemos que así sea por el bien de la Argentina.

Felix Alejandro Parga
Fuente: Red Patriótica Argentina
Publicar un comentario