lunes, 12 de marzo de 2012

EL MODELO ES ENDEUDARSE E HIPOTECAR LOS RECURSOS

Las condiciones favorables del mercado global sumadas a la urgida necesidad de financiamiento extra de algunas provincias posibilitó en los últimos días anuncios de emisión de deuda internacional de parte de algunos gobiernos del interior. 



Salta pactó en la ciudad de Nueva York los términos y condiciones para la emisión de bonos por 185 millones de dólares, a una tasa de interés del 9,5% a diez años, en tanto Mendoza prepara un llamado a licitación para dentro de dos semanas a fin de conseguir un préstamo de 1.100 millones de pesos


Los bonos salteños fueron emitidos con garantía de las regalías de hidrocarburos, con amortización trimestral, y 21 meses de gracia para el pago del capital con la primera cuota en diciembre de 2013 y la última en marzo de 2022. El proceso culminó luego de una ronda de reuniones de funcionarios provinciales con inversores, en las ciudades de Londres, Boston y Nueva York, y participaron los bancos a cargo de la transacción, que son el Citibank y el Macro.

El Gobierno mendocino de Francisco «Paco» Pérez, en cambio, pretende lanzar un bono sin garantías, tomando los ejemplos de la provincia de Buenos Aires y de la Ciudad de Buenos Aires, que advirtieron favorable el horizonte internacional que hoy permite entrar al mercado asumiendo mayores riesgos.

«Además, una garantía deja asentado un antecedente y un límite y no creemos que para nosotros sea bueno porque buscamos contar con la misma oportunidad de tomar deuda el próximo año de ser necesario», argumentó a Ámbito Nacional el ministro de Hacienda cuyano, Marcelo Costa, y anticipó que esperan alcanzar una tasa de casi el 10% como la que obtuvo el Gobierno porteño, con plazos de reintegro de 7 años. Hace apenas dos semanas, la Ciudad de Buenos Aires pactó la emisión de bonos en el mercado mundial por 415 millones de dólares al 9,95%.

Otras de las razones del por qué Mendoza no pone garantías apuntan a que, por ejemplo, las de coparticipación no son tomadas en el mercado internacional y las de regalías, que sí podrían ser usadas en este caso, ya fueron comprometidas para el Mendoza 2018, un título emitido cinco años atrás y que aún no se cancela.

De parte de la gestión del salteño Juan Manuel Urtubey, el ministro de Economía,Carlos Parodi, explicó que «preferimos priorizar una tasa baja y competitiva, para continuar teniendo un servicio de deuda de la provincia manejable», y añadió que «esto nos llevó a pactar una emisión de 185 millones de dólares y completar la necesidad de los fondos para ejecutar las obras de futuros presupuestos».

Según el funcionario, durante las reuniones los inversores valoraron la solvencia fiscal de la provincia norteña y el desendeudamiento de los últimos cuatro años, lo que resultó determinante para tener un libro sobre suscripto que permitió el éxito de la transacción, que llegó a tener una demanda de u$s 255 millones.

Con el apoyo de la Legislatura provincial, Urtubey aprobó la Ley 7.691, que crea el fondo «Reparación histórica del norte de la provincia de Salta», que tiene como destino el financiamiento del plan de obras para los departamentos productores de hidrocarburos. Este fondo se integrará con los recursos provenientes de esta emisión.

Mendoza está autorizada por la Legislatura local para tomar deuda de hasta 1.500 millones de pesos. Para completar el monto, y además porque resulta necesario ante la asfixia del fisco cuyano para cubrir los compromisos salariales -ya que los bonos sólo serán utilizados para invertir y reactivar obras públicas-, Pérez planea pedir un préstamo de 400 millones de pesos al Banco Nación.


Publicar un comentario