martes, 25 de septiembre de 2012

CUANDO AFLORAN LAS CONTRADICCIONES

El discurso progresista tiene miles de contradicciones, es sabido. Uno de ellos se hizo presente en la asamblea de la ONU a la que asistió nuestra presidenta en Nueva York. En este caso la contradicción surge del (supuesto) anti imperialismo del progresismo, que lo alinearía con los países no alineados como Irán, y el poder que detenta el sionismo sobre prácticamente todo los países de occidente, donde los gobiernos "progres" no son la excepción sino todo lo contrario.
No hablo mas, les dejo la nota:


NUEVA YORK.- El Gobierno quedó atrapado en una encerrona diplomática . Horas antes de pronunciar su discurso ante la 67ª asamblea general de las Naciones Unidas (ONU), la presidenta Cristina Kirchner no pudo, tampoco ayer, resolver un conflicto diplomático mayúsculo con el gobierno de Israel.

Luego de nerviosas reuniones en el piso 54° del lujoso hotel Mandarin, frente al Central Park, la mandataria dejó en suspenso la reunión que había alentado la semana pasada entre el canciller Héctor Timerman y su par de Irán, Alí Akbar Salehi. Muchos la daban ayer por caída. Pero la Presidenta está en un verdadero laberinto: en 2011 aceptó en su discurso ante la ONU un "diálogo constructivo" con Irán, que meses antes había hecho una oferta de negociación para colaborar en la investigación del atentado a la AMIA.

Por ese gesto, y su invitación, Cristina Kirchner ordenó en aquel momento a su delegación no retirarse del recinto cuando hablara el presidente iraní, Mahmoud Ahmadinejad, como la Argentina siempre lo había hecho. Ahora, Salehi pidió la reunión con Timerman . La semana pasada, la jefa de Estado dio luz verde. Ayer la suspendió.


¿Cuál sería el argumento para congelar la reunión si ella había pedido un diálogo hace un año? Esa era la pregunta que nadie quería responder ayer. Sólo se sabe que, en su discurso de hoy, la Presidenta hará un "enérgico reclamo" a Irán para que colabore con la investigación de la AMIA.
La jornada de la Presidenta, ayer, fue de estricta reclusión en el hotel Mandarin. Allí tuvo reuniones con Timerman y con el secretario de Legal y Técnica, Carlos Zannini, que sólo salió a media tarde para tomar un café en el lobby y cuando LA NACION quiso consultarlo se dio vuelta y, con un gesto severo, dijo a este enviado: "No me molestés, por favor".

La comunidad judía en Buenos Aires tampoco había recibido pistas de Timerman. Consultado en el lobby del hotel, Timerman también se negó a hablar con LA NACION. "No voy a responder; hay un comunicado de Cancillería. No voy a hablar", dijo.

Pero ese parte oficial informaba sobre dos reuniones de mucho menor voltaje con los cancilleres de Argelia y Paquistán. Nada decía de Irán y de la AMIA. Por la noche, en el consulado argentino en Nueva York, Timerman volvió a ser por demás escueto: "No respondo", dijo tajante.

Con mayor amabilidad, el vocero presidencial, Alfredo Scoccimarro, sólo contestó "no sé nada". Sin embargo, la ausencia de respuesta a Irán sea posiblemente una estrategia para eludir presiones de la comunidad judía, que espera que el encuentro no se haga. Casi está descartado que se produzca hoy: se celebra la festividad judía de Iom Kippur y sería un gesto nada amigable hacia Israel.

El gobierno de Israel, la DAIA y la AMIA presionaron para desmontar la reunión. En cambio, Memoria Activa y Familiares de Víctimas de la AMIA alentaron el encuentro para poder explorar vías de solución y cooperación que permitan esclarecer el atentado. El Gobierno está en un dilema del cual no puede salir y los rostros de angustia, caras largas y mal humor eran ostensibles ayer en la comitiva oficial.

En medio de tanto misterio y hermetismo, Timerman informó mediante un comunicado que se había reunido con sus pares de Argelia y Pakistán, y que el vicecanciller Eduardo Zuaín había firmado un acuerdo de cooperación con Camboya. Sólo eso informó la Cancillería en una jornada de tensas esperas.

Por otra parte, trascendió que Cristina Kirchner, además de hablar de Irán y la AMIA, durante su discurso de hoy reiterará el reclamo de la Argentina por la soberanía en las islas Malvinas, criticará el proteccionismo de los países desarrollados y rechazará las quejas internacionales ante la OMC por las trabas que impone la Argentina a las importaciones. También pedirá reformar los organismos financieros internacionales y al Consejo de Seguridad de la ONU.

Tras el intenso trabajo en el Mandarin, y luego de recibir al magnate húngaro George Soros (ver aparte), la Presidenta visitó la sede del consulado argentino en Nueva York para recorrer la muestra "Evita, pasión y acción". Tampoco quiso referirse a Irán, sólo esbozó un breve comentario sobre la reunión con Soros, y se dio media vuelta cuando una periodista centroamericana le preguntó por el cepo cambiario. "Muchas gracias", dijo. Y se fue.


Diario de viaje


Presencia opositora

El único exponente de la oposición en la Gran Manzana para asistir a la asamblea de las Naciones Unidas es el diputado Alfredo Atanasof, del peronismo disidente, miembro de la Unión Interparlamentaria



Protesta en Nueva York

Un grupo de argentinos descontentos con el gobierno de Cristina Kirchner se congregarán hoy frente al Hotel Mandarin para protestar por la presencia de la Presidenta en Nueva York


Harvard, con polémica

En el foro de la Universidad de Harvard se anuncia la "Disertación Pública de su Excelencia Cristina Fernández de Kirchner, Presidente de Argentinia". Hubo una infinidad de comentarios negativos hacia la Presidenta, que se pueden ver en el link http:/forum.iop.harvard.edu


Publicar un comentario