miércoles, 8 de enero de 2014

EL LOBBY GAY Y LA PEDOFILIA II

Nos llega desde un mail de la revista digital "disidencia".


Después los nacionalistas somos los "delirantes" que preveíamos esto.






 







[Manuel Ortiz para Disidencia] 

El supuesto básico que condujo a la aceptación y legitimación del matrimonio entre personas del mismo sexo, ahora está realizando un nuevo esfuerzo en los círculos académicos para considerar la pedofilia “normal”, insistiendo en que esta es una “orientación sexual” prenatal y no un comportamiento sexual adoptado.

Si las personas nacen con una atracción sexual a menores de edad, según argumenta un estudio, su “orientación” debe ser aceptada como “normal” y no debe ser estigmatizada.

El Doctor James Cantor, un psicólogo clínico en el Programa de Derecho y Salud Mental en el Centro para la Adicción y la Salud Mental, dice en su estudio que los pedófilos comparten ciertas características en su cerebro, afirmando que entre el 1% y 5% de los hombres están predispuestos a sentirse atraídos a los niños.

Cantor señala que los pedófilos son de corta estatura en promedio y tienen tres veces más probabilidades de ser zurdos o ambidiestros. Sus coeficientes intelectuales son de 10 a 15 puntos menores al promedio y son más propensos a las lesiones en la cabeza en su infancia, una característica que Cantor atribuye a una torpeza prenatal.

Cantor encontró que los pedófilos son mayoritariamente hombres, alrededor de un tercio prefieren chicos y otro tercio se sienten atraídos por ambos sexos. Por lo que estos datos terminan vinculando la homosexualidad con la pedofilia, ya que más del 60% de los pedófilos se sienten atraídos por niños de su mismo sexo.

En una entrevista televisiva, Cantor dijo que la pedofilia no es un trastorno psicológico producto de algún trauma en la infancia, sino un trastorno biológico y que “hay algo en el cerebro de un pedófilo que es diferente de lo que hay en el cerebro de un no-pedófilo”. En un esfuerzo moral para hacer ver normal la pedofilia, en la misma entrevista, señaló que no “toda persona atraída a los niños es un acosador sexual”.

Desafortunadamente, el trabajo de James Cantor ha sido fundamental, según escribe Toronto Star, ya que muchos expertos ven a la pedofilia como una “condición biológica que no cambia, como una orientación sexual”, gracias a lo investigado por Cantor.

¿Este “descubrimiento” será usado para iniciar una nueva “revolución por los derechos sexuales”, sólo que esta vez para normalizar la pedofilia? David Kupelian, autor del libro “The Marketing of Evil”, advirtió en el 2005 que la pedofilia sería el nuevo comportamiento sexual que diferentes fuerzas políticas buscarían normalizar.

“Lo creas o no, incluso el abuso sexual infantil, la violación y el incesto (lo que sus apologistas eufemísticamente llaman ahora como “sexo intergeneracional”) poco a poco han ido ganando respetabilidad”, Kupelian escribió.

Kupelian señaló que muchas personas “piensan que las relaciones sexuales con niños es algo bueno”, denunciando que hay por lo menos 100 mil sitios web ofreciendo pornografía infantil. A nivel mundial, en su momento, la pornografía infantil generó 3 mil millones de dólares en ingresos anuales.

Coincidentemente, en esos mismos años en la Holanda liberal se registró legalmente un partido político que buscaba legalizar la pedofilia, argumentando que si la homosexualidad y el matrimonio en las personas del mismo sexo es legal, entonces también su “comportamiento sexual” debería serlo.

La pregunta está abierta: ¿Estos estudios serán usados por aquellos movimientos que buscan reducir la edad de consentimiento, y por ende, legalizando la pedofilia?

Con información de Business Standard y Toronto Star 







Publicar un comentario