domingo, 1 de mayo de 2011

UNA DE PIRATAS (Y MASONES)

Como ya los medios “libres y democráticos”, que tanto liberal e idiota útil defiende, nos tienen acostumbrados, en su intento por imponernos lo que tenemos que pensar (siempre antinacionalmente obvio) y haciendo caso omiso a nuestra historia reciente, en esta oportunidad nos invita a admirar como idiotas a “su majestad” y demás hierbas piratas. Totalmente de espaldas al pueblo y al sentir nacional para con quien son nuestros enemigos históricos, estos medios hacen gala de verdadera fraternidad masónica y nos da una lección de “amistad internacional” lamiendo medias a coro ante la irrelevante noticia, para el pueblo argentino, de una boda en esa cofradía de masones y piratas llamado “corona británica”.

Y en esta oportunidad no hubo distinciones, el discurso fue único, sin importar si eran K, no K o anti K, republicanos, demócratas, conservadores o comunistas. Ya sea por acción u omisión (ningún zurdito salió a contradecir en ningún momento el discurso oficial), todo en aras de no alterar a los “hermanos” masones que tanto le deben a la corona británica a lo largo de la historia.

Incluso “intelectuales” que se la dan medio de zurdetes en una que otra radio de moda se los podía escuchar cantando loas a la flamante pareja e informando sobre la boda “de la que habla todo el mundo”, cosa que es cierta si para los medios “el mundo” se limita a ellos mismo.

Este “glamoroso” espectáculo montado para deleite de sectores apátridas de nuestra burguesía y cholulos y/o pelotudos en general no es mas que una muestra del papel que les toca a los medios de comunicación en esta nueva ingeniería social, la cual está montando el nuevo orden mundial, la de tapar una vocación colonialista de quien es una de las aliadas mas antiguas e incondicionales de quienes hoy abogan por la formación de un gobierno único a nivel planetario, intentando tapar la sangre derramada en siglos de andanzas corsarias con una alfombra roja, intentando hacer a la corona mas “simpática” y digerible al común de la gente.

Eso si, si no es de su agrado ver a este contubernio de “gente bien”, tiene la alternativa de ver 6,7,8, o los programas de archivos, siempre tan objetivos, claro, pero si esto le parece un programa “para intelectuales” puede optar por Gran Hermano o Tinelli, siempre con temas tan filosóficos que dejan a uno pensando ¿no?

Así estamos.

Juan Martín Ledesma


Fotos: El pirata William y sus banderas favoritas

Publicar un comentario