miércoles, 25 de mayo de 2011

Feliz 25 de mayo


Hoy recordamos un hito fundamental para la creación de nuestra nación. La revolución producto de la anarquía en que se vio sumido el imperio por la caída de la metrópolis y los monarcas castellanos.

Esto evidencio el grado de decadencia al que había llegado el corazón del imperio que era incapaz de defenderse a si mismo y que perdería eventualmente la lealtad de sus súbditos al otro lado del atlántico. Mucho antes de caer la metrópolis su principal actividad era expoliar sus dominios de cualquier metal precioso que pudiera obtener para comprar manufactura a los ingleses y ya no era el poderoso imperio que otrora había sido.
Ya no había provecho ni honor en continuar bajo las ordenes de la corona, por eso pensaron los criollos del Rio de la Plata que no había nada que perder y mucho que ganar si se seguían a ellos mismos en vez de a la corona y a los aristócratas castellanos.
Algunos pretendían convertir al imperio entero en una republica y llevar al país a un renacer, pero esto no podía ser, las cosas ya estaban demasiado podridas por dentro.
La decadencia del imperio llevo eventualmente a su fragmentación total en múltiples Estados y un periodo de anarquía en todos sus antiguos dominios. Pero de la destrucción y de los intereses nobles y mezquinos de nuestros compatriotas criollos surgió nuestro amado país.
Hoy más que nunca no solo debemos recordar la epopeya de los que trajeron la autodeterminación nacional a esta tierra; sino también las razones por las que se decidieron a ello: la corrupción de la metrópolis y el gobierno.
Debemos volver a liberar nuestra nación y más importante aun volver a dotarla de un aura de nobleza y honor que una a nuestro pueblo en una misión común, de lo contrario la disolución y la oscuridad es lo único que podemos esperar.

Publicar un comentario