domingo, 17 de julio de 2011

Nos Reaseguramos


Recientemente se obligo a reasegurar los montos menores a 50 millones de dólares dentro del país y los de más cuantía solo podrían reasegurarse en el exterior con autorización de la superintendencia.
Es conocido que el sistema de seguros de todo el mundo es una pirámide de reaseguros que termina en unas pocas compañías europeas, este negocio multimillonario es otra de las formas que tiene el sistema de exprimir a la producción legítima. Sabemos que la razón legitima del sistema de seguros es afrontar los costes de siniestros sin que resulte en un descalabro financiero para el damnificado; pero todos sabemos que los seguros actualmente responden a requerimientos legales y de contratos que obligan a todos, independientemente de su condición financiera, a tomar estos onerosos servicios. También sabemos que otra función de las compañías de seguros es minimizar el pago de resarcimiento por siniestros. A su vez las compañías de seguros no pueden permitirse responder a un elevado número de reclamos, por esta razón para evitar un descalabro financiero de la propia aseguradora es que asegura sus propias responsabilidades a una aseguradora que maneje muchos más fondos.
Esta nueva norma es conveniente para el país en el sentido que no permite que los beneficiarios de este colosal negocio (hablamos de $4.500 millones) residan en el extranjero, es decir que el fruto de esas operaciones se quede en el país. Pero sigue siendo un lastre para la economía.
El Problema de los seguros es en esencia financiero, Solo una alternativa financiera o mejor dicho un régimen financiero distinto puede dar solución a este lastre que al igual que el alquiler, los intereses crediticios y los dividendos accionarios nos succionan de nuestros recursos el mundo de las finanzas.
Publicar un comentario