domingo, 31 de julio de 2011

Sin Destino


Uno de cada diez jóvenes de entre 15 y 24 años no estudia ni trabaja, según un índice que refleja una alta situación de vulnerabilidad social, que es más fuerte entre la población pobre. De hecho, en la cuarta parte de la población en la que se reciben menores ingresos familiares per cápita, la tasa se eleva al 15,2%, según el análisis de datos oficiales realizados por SEL Consultores.
Con la destrucción continua de cualquier tipo de ordenamiento serio y del principio mismo de autoridad en la sociedad han dejado a la deriva a cientos de miles de jóvenes.
El deterioro generalizado ha llevado ya no solo a una desconexión entre la educación y el mercado de trabajo, sino también a una desconexión entre la educación y la gente misma.
Hoy por hoy los estratos más bajos de la sociedad subsisten en comunidades amorfas caldo de degradación (villas) que carecen de un ordenamiento que permita el funcionamiento de servicios básicos tales como la educación de los mas jovenes. A los efectos prácticos a estos compatriotas se los mantiene con planes “sociales” a cambio de su voto en las elecciones regulares del Sistema,o el apoyo de protestas inconducentes que alientan el odio y la lucha de clases objetivo tan mezquino que no repara en el daño efectivo que produce a la sociedad.
Las villas miseria con su abundancia en muchos casos de gente ociosa son mantenidos como un signo que denota que las estructuras de pobreza e ignorancia se han convertido en estructuras politicas electorales o contestatarias..
Ni se repara en el daño por costo de oportunidad que es todo lo que estamos perdiendo por no tener a estas personas trabajando y produciendo para el país.
Quizás algunos señalen la construcción de viviendas como instrumento para deshacer las “villas”, pero estos planes solo se limitan a eso y además de ser altamente “ineficientes” (ineficiencia muy lucrativa para algunos), no se ocupan del ordenamiento social de los residentes. Por lo que al final no resuelven el problema y estos siguen siendo parias al servicio de la partidocracia.
En resumen mientras la partidocracia siga vigente solo podemos espera que esta situación empeore cada vez más hasta volverse insostenible y potencialmente peligrosa.
Publicar un comentario