viernes, 7 de mayo de 2010

La exploración pétrolera en Malvinas atenta contra la fauna marítima

Las empresas petroleras británicas realizan la exploración mediante las explosiones subterráneas en el lecho continental argentino. Se producen derrames del crudo, que luego son tapados...

El desastre ecológico frente a las costas norteamericanas de Lousiana en el Golfo de México -como consecuencia de la explosión y hundimiento de una plataforma petrolera británica- enciende una luz de alerta respecto de cómo se están haciendo las exploraciones para determinar la existencia del hidrocarburo en torno a las Islas Malvinas, y las consecuencias potenciales que podría acarrear un accidente de estas características.

Expertos en la materia consultados por ECOINFORME (http://www.ecoinforme.com.ar/) coincidieron en señalar que sería altamente improbable (no imposible) que una fuga accidental como la ocurrida en Estados Unidos pueda afectar las costas patagónicas toda vez que está comprobado que, en esta parte del continente, las mareas tienden, por lo general, a expulsar los derrames aguas adentro, hacia el corazón del Océano. Pero otra es la historia con respecto a la fauna ictícola ya que si los peces advierten que su eco hábitat se vuelve insalubre, se desplazan hacia otras latitudes con los consiguientes perjuicios en particular en los ciclos reproductivos.

En este marco las consecuencias negativas pueden ser significativas, especialmente para el caso de que como consecuencia de vientos imprevistos, el petróleo derramado avance en dirección al continente. No alcanzará el litoral ni afectará la fauna ribereña, pero si puede generar una migración compulsiva de las colonias pesqueras en la rica zona comercial de las 200 millas.

Se explicó que uno de los mayores peligros de derrames en plataformas marítimas se produce precisamente en la tarea previa de exploración, es decir cuando todavía no se tiene la certeza de la existencia segura del hidrocarburo, y se practican explosiones en profundidad para comprobar si ello es realmente así.

En ese plano las plataformas accionan mecanismos de barrenación con trépanos especiales que perforan la corteza del suelo marítimo. Una segunda etapa es hacer detonar cargas explosivas para facilitar la penetración en la búsqueda del yacimiento. Si algo sale mal y hay errores de cálculos, el petróleo puede fluir sorpresivamente –como está ocurriendo en Estados Unidos- lo cual hace extremadamente difícil su control. Pero además, el contacto accidental con una pieza eléctrica de los mecanismos de perforación, sumado a una acumulación de gases no detectada, agrega el gravísimo riesgo de una explosión que, además del desastre ecológico provoca pérdida de vidas.

Esta situación forzó el fin de semana al presidente de los Estados Unidos a suspender las autorizaciones de toda tarea de exploración y extracción petrolera marítima hasta que se determine fehacientemente qué es lo que ocurrió frente a las costas de Lousiana.

Los expertos insistieron en torno a ese respecto que más allá de que si se determina que el crudo que pueda hallarse en la zona de Malvinas es comercialmente rentable o no, el riesgo mayor es previo, cuando se produce la exploración mediante las explosiones subterráneas en el lecho continental.

Quedense tranquilos muchachos, no pasa nada ;) si sabemos que el canciller Taiana esta ahi de convencer a los ingleses que nos devuelvan malvinas, nuestros petroleo y no destruyan nuestro medio ambiente, es mas, la semana que viene Cristina va a invitar a la reina de Inglaterra a tomarse unos matecitos en Puerto Argentino escuchando a leon gieco y algo de los beatles disfrutando de su utopico sueño...
Publicar un comentario