domingo, 27 de noviembre de 2011

Chilenos que consideran a las Malvinas legítimamente Argentinas



En la semana un artículo de Pagina 12 llamo mi atención, el artículo decía lo siguiente:
“Personalidades chilenas de diversas actividades y filiaciones expresaron su apoyo al reclamo de la Argentina por Malvinas en una reunión con el embajador en Santiago de Chile, Ginés González García. Acudieron a la embajada argentina en Chile dirigentes políticos, diplomáticos, intelectuales y militares retirados que integran el transversal Grupo Chileno de Solidaridad con Malvinas, como los ex embajadores de Chile en Argentina Juan Gabriel Valdés, Eduardo Rodríguez y Luis Maira, los diplomáticos de carrera Luis Winter y Eduardo Guarachi, el socialista Jaime Gazmuri y el radical Mario Papi, fueron algunos de los asistentes. También estuvieron presentes el escritor Antonio Skármeta, el almirante retirado Cristián Millar Drago, el empresario Juan Eduardo Errázuriz y la coordinadora de Política Exterior del cogobernante partido derechista UDI, Beatriz Corbo. “Esta es una muestra más de la unión entre dos pueblos americanos que se unen frente a una causa que es considerada justa por cada vez más países. Es un ejemplo de la unión que existe entre Argentina y Chile”, dijo González García tras la reunión.”
Chile que en su momento colaboró con los enemigos de Argentina durante la gesta épica por la recuperación de las islas Malvinas ahora empieza a cambiar su posición para favorecer su relación con Argentina.  La tendencia a unir Iberoamérica se tornan cada vez más fuertes; aunque mucho ha hecho Reino unido para infiltrar en los movimientos integracionistas tendencias indigenistas (especialmente en los de izquierda) para esterilizar estos movimientos y volvernos en los hechos desintegradores de las naciones.
Bienvenido sea este cambio de postura de los chilenos, sabemos que el orden mundial acepta estas reconciliaciones siempre y cuando se queden en palabras, al único efecto de estrechar los lazos económicos en Sudamérica para preparar la mundialización y en definitiva no representa progreso practico alguno para la recuperación de las islas.

Publicar un comentario