sábado, 5 de noviembre de 2011

Premio al gran contribuyente


Las medidas de la última semana para controlar la venta de dólares consisten básicamente en estar registrado en la AFIP y tener suficientes ingresos registrados como para justificar un ahorro. El método que utilizan supone que uno usa una parte de esos ingresos para vivir; este monto se determina a partir de datos receptados de diversas fuentes de información como tarjetas de créditos, bancos, registros de la propiedad, colegios privados, aduanas, migraciones, etcétera (conociendo al gobierno en este etcétera seguramente incluyen toda clase de delirios y deducciones fantasiosas). Estadísticamente a mayores ingresos el ahorro disponible es también mayor y si están registrados es de suponer que se autorizará una mayor cantidad de divisa para comprar.
En definitiva los mayores contribuyentes son los que por lógica podrán comprar más dólares (o cualquier otra divisa) a precio oficial ($4,25) y venderlo a los mercados paralelos a precio real ($4,60). Es decir una ganancia instantánea de unos 35 centavos por cada dólar comprado, un 8,23 % de ganancia en forma inmediata.
Aunque estas medidas rigen sólo para el mercado minorista, tienen el efecto de beneficiar a las personas que tengan ingresos en blanco más alto y menores gastos personales registrados, en la práctica se traduciría en un descuento al impuesto a las ganancias que opera en forma regresiva.
Por otro lado esta medida tendiente a mantener el precio del dólar subvaluado afecta indirectamente al mercado mayorista, es decir que las empresas pueden seguir comprando dólares baratos y revenderlos en el exterior a precio real o en el caso de las multinacionales mantener el volumen de ganancias en dólares que giran al exterior (ya que si se devalúa la moneda nacional la cantidad de dólares que podrían comprar para enviar a la casa matriz seria menor con un igual nivel de volumen de ganancias en pesos).
Publicar un comentario